Juego responsable

Evaluación:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

(16 jugadores votaron)

Los 3 mejores casinos para jugar con dinero real
1 $2250
2 $2000
3 $4000
La adicción al juego es una dolencia psicológica que acaba afectando a varias esferas de la vida de una persona. Los juegos de azar son una actividad como cualquier otra que requiere unos parámetros o normas que no se deben sobrepasar. Es una opción para ganar dinero y divertirse que algunas personas pueden llevarse hasta un camino totalmente distinto. Cuando una actividad de ocio y diversión se convierte en obligatoria, la final línea entre lo correcto e incorrecto se empieza a romper. Aparece entonces unos sentimientos y emociones que no son los esperados, euforia por ganar y tristeza absoluta al perder, invertir más dinero del que se tiene o incluso alejarse de todos sus familiares y amistades. La mente de un adicto al juego se convierte en la de una persona dependiente a una actividad que ha sido concebida para pasarlo bien.

Razones para la adicción al juego


Las razones para convertirse en un adicto al juego son varias. Existen algunas pautas que según los especialistas se repiten, señales de alerta que hacen que las personas que las sufren deban extremar las precauciones. Se puede jugar en casinos online o casas de apuestas de forma regular, sin caer en las redes de adicción.

Los factores biológicos pasan desapercibidos. Antes de pisar un casino físico o jugar online por primera vez, debe saber que existirán factores que lo llevarán hasta un extremo peligroso. Hay algunos elementos que así lo marcan.

  • La inmadurez es algo a tener en cuenta. Los casinos no dejan jugar a las personas que son menores de edad. A pesar de estas restricciones hay algunas personas que tienen un nivel de inmadurez que lo hacen especialmente propenso a la adicción al juego.
  • Tendencias depresivas pueden aparecer. Un jugador saludable es aquel que tiene una autoestima alta que cubre gran parte de su día a día. Para evitar problemas de adicción es indispensable evitar los periodos de depresión o aislamiento que podrían ser claves para provocar peligrosas adicciones.

La disponibilidad de los juegos de azar pueden ser un problema. Los expertos alertan de algunos factores que hacen posible una adicción realmente peligrosa.

  • Vivir cerca de una sala de juego será un elemento que puede incidir en una posible adicción. La accesibilidad ilimitada a cualquier hora del día y sin restricciones será una manera de hacer caer al perfil de adicto.
  • Las amistades ejercen una poderosa influencia. Querer destacar o encajar en un grupo de personas puede empujar a las personas que disponen de una autoestima baja pueden empezar a ser adictos sin darse cuenta.

La personalidad o los pequeños traumas del pasado pueden ejercer el punto de presión que un adicto necesitará. No es común que una actividad que sirve para distraerse y ganar dinero acabe siendo peligrosa.

  • Una experiencia traumática puede acabar de ser una forma de empujar a un jugador o estar siempre pendiente del juego. Una adicción que puede esconder una personalidad marcada por traumas del pasado que tarde o temprano acabarán saliendo a la luz.
  • Una persona estresada es más propensa a convertirse en un adicto. Es importante que se tengan algunas vías de escape para el estrés. Los ejercicios que liberen el estrés diario a nivel físico es algo importante.
  • Tener un patrón consumista que le lleve a comprar de forma compulsiva. No solo el juego es un problema, hay personas a las que les encanta gastar dinero y son grandes expertos en hacerlo. Querer tener una vida por encima de sus posibilidades es un mal que puede acabar siendo la base de una adicción al juego.

Signos o síntomas de adicción al juego

Saber detectar a tiempo los síntomas de adicción al juego a tiempo es una forma de acabar con cualquier problema mayor. Cuando las cosas van bien, un jugador puede pasar casi desapercibido, pero dependiendo de la fase en la que se encuentre habrá algunos puntos que serán imposibles de esconder. Toma nota de estos síntomas que no debes pasar por alto, un jugador adicto es capaz de esconder su peor cara que solo saldrá a la luz cuando sea demasiado tarde.

  • No puede dejar de jugar por sí solo. Una persona que es adicta al juego es incapaz de dejar el juego. La adicción supone que cada día o casi cada día deberá emprender el camino del juego o empezar a jugar de forma compulsiva. Poder decir que no y hacerlo sin tener un sentimiento de culpa o sentirse mal es un buen indicador. Como persona adicta deberá ponerse a prueba y demostrar que realmente es capaz de dejarlo cuando lo desee o toque hacerlo.
  • El dinero es el principal problema de un adicto. El juego como cualquier actividad a la que se destina dinero debe estar perfectamente controlada. Romper las líneas rojas o las barreras que convierten un pasatiempo en una actividad peligrosa es uno de los signos más evidentes. Un adicto pide dinero para mantener su ritmo, deja de jugar por placer y lo hace por adicción, gastando más de la cuenta. No importará el dinero que gane, sino la forma en que gaste. Tener muchas deudas es un claro signo de que algo no va bien, no poder pagar las facturas a tiempo o disponer de ciertos problemas financieros teniendo trabajo y un estilo de vida bueno.
  • No tiene vida social. Un adicto lo deja todo para jugar. Si ha descuidado aspectos tan importantes como la familia y las amistades y lo ha hecho para seguir jugando es que realmente tiene un problema mayor, puede estar atrapado. No pensar en nada más que no sea el juego, darle prioridad a una actividad que debería ser secundaria es un indicador muy directo. Analiza las excusas o los patrones de comportamiento en cuanto al tiempo libres es indispensable.
  • Encerrarse en uno mismo. Una persona que tiene problemas para mantener las relaciones con los demás puede estar pendiente de una adicción. Cuando el carácter de una persona cambia por completo, pasa de ser sociable y alegre, a triste y deprimido es que le sucede algo. El juego que era una actividad que le proporcionaba alegrías y sonrisas ha pasado a ser una pesadilla. No juega para pasarlo bien, sino por obligación. Acaba encerrado en uno mismo buscando una cierta comprensión que no encuentra en las demás fases de su vida.

Fases de adicción al juego

La adicción al juego dispone de unas fases muy claras. Los expertos alertan de la existencia de unos periodos que pueden llegar dependiendo del perfil del jugador. En general, las personas que empiezan a jugar se quedan en la primera fase y no siguen camino a una serie de problemas mayores. El juego no es una actividad destinada a dañar el entorno o la persona, sino más bien al contrario. Las fases de lo que representa un peligro mayor inesperado, la adicción, son las siguientes:

  1. La fase de ganancia, el paso que se da siempre y del que no se debe seguir avanzando. La esencia de cualquier juego de casino, online o apuesta es la ganancia. Esa sensación agradable que se genera cuando una persona puede hacerse con un premio. Todos los juegos tienen ese punto de alegría, mezclado con la incerteza y la emoción. Nunca se sabe cuándo será el momento en que el jugador pase a ser ganador, ese día las sensaciones son agradables y es lo que acaba generando una pequeña adicción. A partir de aquí, de esta primera fase alegre pueden venir las siguientes si el jugador no toma medidas o no juega de forma responsable.
  2. La fase de pérdida es frecuente, pero no permanente. Perder en el juego es algo que sucede de forma frecuente. Como en la vida, algunas veces todo sale perfecto y en cambio, otras, hay que adaptarse a lo que sucede. En todo juego solo existen dos posibilidades, se puede ganar o perder. Así como la fase de ganancia es agradable y acaba generando esa pequeña adicción necesaria. En este caso, la fase de pérdida es la que acaba causando que el juego pase a ser peligroso. Aceptar las pérdidas y las ganancias es algo innato en todo jugador. Debe tener en cuenta que en algún momento también perderá, pero en el momento en que las pérdidas se convierten en demasiado grandes, el mal estará hecho. Se jugará no por el placer de jugar, sino para cubrir pérdidas y a partir de aquí si que aparece una adicción.
  3. La fase de desesperación es la llegada de la adicción. En esta fase el jugador no juega para ganar o perder, sino para pagar. No puede liberarse de lo que se ha convertido en una obligación. Su juego se convierte en una forma de cubrir gastos y por ese motivo no puede salir de él. Las deudas son las que marcan la diferencia y le convierten en alguien que no puede decir que no, estará pendiente del juego, querrá devolver el dinero de forma rápida, aunque no podrá. Se encierra en si mismo y pierde todo contacto con la realidad. La vida social pasa a un segundo plato y solo piensa en intentar recuperar el dinero que ha perdido o debe.

Consejos durante el juego

El juego es un placer o una actividad que deberá proporcionar sensaciones positivas. No todos los jugadores son adictos, al contrario, existe un porcentaje de adictos y de personas sanas que saben cómo jugar o detectar a tiempo un problema a tiempo. Conocer las repercusiones de esta adicción es importante, saber controlar la partida para que no se descontrole también.

  • Establece un horario, marca unas horas a la semana para dedicarte a ello. Es importante tener siempre controlado el tiempo de juego. Una manera de que no incide directamente en el resto de los aspectos vitales. De igual forma que estos horarios deben poder modificarse sin problemas. Atender a asuntos personales o cambiar de turnos, siempre será más importante que mantener una rutina de juego. Hay elementos que pasan por encima de cualquier partida.
  • 👛 Un presupuesto semanal o mensual es indispensable. La adicción al juego se empieza a generar cuando aparecen las deudas y los problemas financieros. El aliciente de toda partida es ganar, pero en cualquier caso tendremos en cuenta que también se puede perder. Para evitarlo estaremos especialmente atentos al dinero invertido en el juego. No deberá poner en peligro el resto de los aspectos de nuestra vida. El dinero necesario para mantener una vida activa y sin problemas debe estar por encima del que se invierte en el juego.
  • 📢 Saber pedir ayuda. El juego puede ser muy placentero, pero si en algún momento se detectan algunos síntomas preocupantes se debe saber pedir ayuda. Interrumpir el juego durante un periodo de tiempo para poder recuperarse y acabar con algunas dudas o problemas. Si se produce cualquier desequilibrio a nivel personal, ruptura, separación, pérdida o cualquier aspecto emocional que pueda incidir en el juego es recomendable dejar de jugar hasta estar recuperado. Los aspectos psicológicos pueden incidir en el juego.

Medidas preventivas: cómo protegerse

La adicción al juego puede aparecer en cualquier momento en caso de detectarse se deberá actuar en consecuencia para evitar males mayores. Existen alguna de las medidas preventivas importantes a tener en cuenta que puede que desconozca si nunca se ha encontrado en una situación similar.

  • Gamstop es una herramienta útil. Este registro en esta pagina impide la entrada a casinos online. Este tipo de juegos virtuales son grandes aliados de los adictos que les permiten jugar desde casa en cualquier momento.
  • Los límites son muy importantes. Saber limitar las partidas y los depósitos evitará el desastre. Ser previsor y contar con bloqueos en algunos momentos o incluso dejar a un lado cualquier dispositivo que facilite el acceso a algunas páginas puede ayudar a evitar que se generen deudas o problemas mayores.
  • Darse de baja por un tiempo. Cuando las perdidas están siendo muy grandes y se está empezando a cambiar de fase es indispensable poner freno. Los casinos online disponen de sistemas necesarios para ayudar a sus jugadores. Puede darse de baja durante un tiempo y volver a activar su cuenta cuando se encuentre mejor.
  • Cambiar de amigos. Si sus amistades empiezan a ver el juego con una adicción y no hacen nada más que usar este pasatiempo, no siga con ellos. Busca ayuda fuera de este círculo o de lo contrario un solo jugador puede arrastrar al resto de sus compañeros de partidas.
  • Busca más actividades. Estar solo en algún momento y dedicarse al juego no es perjudicial, siempre y cuando sea temporal. Se pueden jugar a otros juegos online sin necesidad de sentir la emoción de las ganancias o las pérdidas. Buscar una alternativa evitará ciertos problemas a largo plazo.

Responsabilidad de las empresas de juegos

Los buenos casinos online tienen todo lo necesario para ayudar a sus jugadores. No todo vale para ganar dinero, saben perfectamente que disponer de unas medidas de seguridad les beneficiará. Tener a un jugador que lo pasa mal o que está en ese momento inhabilitado para poder jugar de la mejor forma posible es algo a lo que pueden enfrentarse.

  • ☝️ Los casinos online disponen de una buena atención al cliente. Las dudas o los problemas los pueden resolver al momento. Darse de alta es tan fácil, como darse de baja. Solo deberá seguir un formulario y volver cuando el problema esté resuelto.
  • ☝️ Puede poner límites. Los casinos online disponen de varios métodos de pago que permiten al jugador poder poner límites. Los monederos electrónicos son ideales para no gastar más de la cuenta y ayudar a perfiles que pueden ser susceptibles de ser adictos.
  • ☝️ Intenta determinar si realmente puedes o no ser un adicto. Estar una semana o un mes sin jugar sin que pase nada o te sientas mal puede ser importante. Hazte pruebas de forma regular, usa algunos retos importantes para salir de dudas. Si ves que no puedes mantenerte bien, busca ayuda.

Protección juvenil

Para registrarse en un casino online se necesita ser mayor de edad. La mayoría de los países actúan de forma contundente contra los espacios de juego que permiten a menores poder jugar. Aunque la publicidad está muy presente no debe mezclarse la opción de conocer los juegos con la de jugar con ellos. La madurez es uno de los factores que pueden llevar hacia la adicción. La edad es un factor de riesgo que debe tener en cuenta todo casino y contra el cual luchará. Existen limitaciones de horario y de acceso para evitar que los menores de 18 años se inicien en el juego.

¿Cómo obtener ayuda con la adicción a los juegos? A dónde ir

En caso de sentirse identificado con alguno de los problemas aquí citados existen organizaciones que evitarán que el problema vaya a más. Dependiendo de su país podrá obtener ayuda en las siguientes páginas o asociaciones. Es importante acudir a ellas si se detecta en primera persona o de un familiar o conocido, ayudar a través de:

👉 GamCare, BeGambleAware, Gamblers Anonymous, FEJAR (en España), Jugadores anónimos (en Argentina), protección de menores.

Páginas web útiles

Cada país dispone de páginas web que permiten ayudar a los jugadores a saber jugar de forma responsable. Es importante antes de iniciarse en el juego saber todo lo necesario para no cometer ningún error. Las más importantes son:

Internacionales: GambleAware, Gambling Therapy, Gamblers Anonymous.

Regionales:

Organizaciones que lo ayudarán con las deudas

Las deudas son el principal problema de un adicto al juego. Para evitarlas o poder luchar contra ellas existen una serie de páginas. Estas financieras le ayudarán a poder destinar una línea de crédito para pagar a sus familiares, amigos o conocidos. Volver a la normalidad es algo imprescindible para todo adicto.

👉 Debt Advice Foundation, Debt Support Trust, National Debt Line, Step Change.

Mostrar Más