primeras tragamonedasLas primeras máquinas tragamonedas surgieron en el lejano oeste. Este lugar de cambios y de transformaciones fue capaz de expandir los juegos de azar y de crear unas máquinas para poder practicar y jugar en solitario. Estados Unidos siempre se ha mostrado como uno de los lugares pioneros en algunas prácticas.

El espíritu aventurero de su gente, unido a la procedencia de varias partes del mundo, dieron lugar a un caldo de cultivo que acabó generando alguno de los grandes inventos de la humanidad. Las primeras máquinas tragamonedas tuvieron su origen en este lugar lejano que se ha convertido en todo un símbolo y un ejemplo a seguir para el resto de los países del mundo.

Las primeras tragamonedas surgieron en el lejano oeste

En un entorno hostil durante el siglo XIX se empezó a popularizar uno de los juegos de cartas que hoy en día es un básico de cualquier casino, el Texas Hold ‘em. Las primeras máquinas de juegos de azar estaban destinadas a jugar a este juego de cartas. Si nos fijamos en la forma de jugar de las cartas, hay unas tiradas que se suceden. Dentro de esta primera máquina antecedente de las tragamonedas, había una serie de cartas que giraban en unos tambores. El uso de los primeros carretes que daba lugar a una combinación incierta.

Se pagaba unos 5 centavos para poder jugar y era una forma de poder jugar a este juego de cartas sin necesidad de estar con nadie. La soledad de un jugador que practicaba para poder convertirse en el mejor. Los premios se cobraban en la barra y a veces eran bebidas gratis, tabaco o algún producto de lujo. Una forma de iniciarse este increíble universo de las tragamonedas que seguirá perfeccionándose durante todo este siglo. El lejano oeste reclamaba un sitio como cuna de grandes inventos como éste.

1895 se fabrica la primera tragamonedas en San Francisco

Tendría que pasar casi un siglo desde la primera máquina que imitaba el juego de Texas Hold ‘em, en 1895 Charles August Fey fabricó en San Francisco la primera tragamonedas original. La Liberty Bell funcionaba como las tragamonedas actuales, tenía un sistema con 3 carretes que giraba cuando se accionaba una palanca. Al tener ese brazo que la accionaba la llamaban cariñosamente “la bandida de un brazo”.

Al comprobar el éxito de esta novedosa máquina que daba ella misma los premios y hacía disfrutar a los jugadores. El azar se notaba en primera persona. Solo la combinación ganadora era capaz de activar una serie de premios que podían llegar en cualquier momento. Su fabricante decidió patentar el juego, empezando así una poderosa industria.

Nace la industria de las máquinas tragamonedas

Herbert Mills uno de los primeros fabricantes decidió incluir frutas entre sus símbolos. De esta forma aparecía la industria de las máquinas tragamonedas en estado puro. La Bell-Fruit Gum Company añadió su propio símbolo, el BAR, siendo la primera fábrica de tragamonedas de la historia. Un monopolio que los ha llevado a ser todo un referente en el mundo de estas máquinas recreativas.

A partir de 1976 se crearon los primeros modelos completamente electrónicos que han dado paso a una era digital sin precedentes. Se elimina el mecanismo de rueda y se apostaba por una serie de patrones que se repetían una y otra vez. Los carretes eran más grandes y los premios también.

Los diseños cada vez más exagerados, luces, colores y música convirtieron a estas máquinas en unas de las más demandadas de los casinos de medio mundo. No solo en Las Vegas o las grandes ciudades del mundo, bares, restaurantes o salones recreativos daban paso a la era de estas máquinas.

Las tragamonedas online son una realidad cada vez más demandada

En pleno siglo XXI miles de tragamonedas online nuevas llegan a la red. El traslado del formato tradicional al sector digital se empezó a gestar durante los años 90. En la actualidad no hay casino online que no tenga varios de estos juegos. La competitividad online es cada vez más alta y por eso se necesitan nuevos juegos.

Los gráficos, la música, la trama, las tragamonedas tienen un objetivo hoy en día. Darle al jugador un marco en el que desarrollar su espacio. Ser el capitán de un barco pirata, descubrir una nueva galaxia o buscar un arca perdida, son algunos de los temas de las tragaperras actuales. Cuidando hasta el más mínimo detalle, todo es posible en este universo donde las tragamonedas online son una realidad cada vez más demandada.